Operación BULLPEN

Durante la década de 1990, el FBI identificó un grave problema que amenazaba el mercado de productos de colección. A mediados de 1990, la División de Chicago del FBI inició una investigación sobre artículos deportivos firmados de los equipos de Chicago (incluido Michael Jordan). El caso dio lugar a la condena de catorce personas en cinco estados involucrados con la creación y la distribución de objetos falsificados. La información obtenida en la investigación “Foul Ball” sugirió que el problema podría ser de alcance nacional.

Si bien es imposible calcular el porcentaje de objetos falsificados, la mayoría de los expertos de la industria reconocen que más de la mitad de los autógrafos de los deportistas y celebridades más buscados son falsificados. Los expertos del sector estiman que el mercado de recuerdos autografiados en los Estados Unidos es de aproximadamente $ 1000 millones por año. A su vez se estima que los recuerdos falsos comprenden más de 100 millones de dólares en el mercado cada año.

En 1997, el FBI en San Diego utilizó la información de la Operación “Foul Ball” y otras fuentes para iniciar una operación encubierta diseñada para infiltrarse en la red de objetos de recuerdos de todo el país, la operación “Bullpen”. Un agente encubierto se hizo pasar por un distribuidor de objetos para  Asia. Este escenario permitió al FBI obtener pruebas de primera mano y grabaciones de aquellos individuos que fueron identificados como falsificadores, autenticadores y distribuidores de objetos fraudulentos. También hizo que los criminales hablaran más abiertamente de la naturaleza falsa de los recuerdos, porque al ser para el extranjero quedarían fuera del alcance de las agencias policiales estadounidenses. Para apoyar esta “historia  encubierta”, el FBI creó la “Nihon Trading Company” en Oceanside, California.

FASE I

En la Fase I, la División de San Diego del FBI llevó a cabo más de 1.000 grabaciones de audio y vídeo. Durante las conversaciones, numerosos sospechosos hicieron declaraciones incriminatorias que iluminaban las prácticas naturales y comunes relacionados con el fraude recuerdos. Por ejemplo, a uno de los implicados le gustaba bromear con el agente encubierto como Wilt Chamberlin todavía estaba disponible para la firma semanas después de su muerte.

El 11 de abril de 2000, la primera fase de la operación Bullpen culminó con la imputación de 26 personas, las cuales fueron todas condenadas. Durante los últimos cinco años, la Fase II amplió la investigación desde el sur de California a todo el país. Durante esta fase, una multitud de escenarios secretos fueron instituidos para centrarse en la falsificación de celebridades, además de falsificaciones deportivas. En esta fase se hicieron más de 2000 grabaciones. Los falsificadores se jactaban de cómo sus falsificaciones eran mejores que las de otros falsificadores que conocían. Un imputado dijo que si iba a juicio, iba a testificar que en realidad se convierte en Babe Ruth cuando tiene que firmar. A continuación, bromeó también diciendo que se volvería negro (era de raza blanca) para convertirse en Jackie Robinson para el jurado. Un total de 18 operaciones se realizaron en 12 estados, dando como resultado 36 condenas adicionales. Todas las operaciones fueron ejecutadas el 11 de septiembre de 2001.

Adicionalmente, otras 13 redes de falsificación (en la Fase I fueron 5) fueron desmanteladas. El enorme aumento en la eficiencia se obtuvo a partir de la asistencia recibida de la industria y de la cooperación de testigos y acusados de la Fase I. Dos redes de falsificación de cards también fueron desmanteladas. La porción de falsificación de cards es relativamente baja por lo que estas dos redes se consideraron como  anomalías.

Como resultado de la atención provocada por la Operación Bullpen, se han logrado avances en la lucha contra la falsificación de firmas y la venta fraudulenta de artículos como “game used”. La Major League de Baseball (MLB) dio a conocer su propio programa de autenticación de recuerdos junto con la culminación de la Fase I. Su programa es similar al de empresas tales como Upper Deck. A cada artículo se le coloca un holograma con número único que se registra en una base de datos. Estos métodos aún no han sido falsificados.

FASE II

La Fase II se concentró en el mercado de las celebridades ya que está significativamente más inundado con falsificaciones que el mundo del deporte. Los actores y actrices famosos no llevan a cabo contratos para comercializar sus firmas  como hacen los atletas. La obtención de una imagen o un póster firmado de una celebridad de Hollywood es a través de encuentros casuales.

La Fase II fue una investigación en el ‘ciberespacio’. La industria, en su conjunto, se ha movido en esta dirección donde los coleccionistas ya pueden vender sus piezas. Por desgracia esto abrió el camino a los falsificadores ya que internet les daba el anonimato que necesitaban. En la Fase II se condenó al vendedor más grande en el mundo de fotos de celebridades firmadas: Coleccionistas verdaderamente únicas, que en su mayoría se vendían a través de su sitio web. También se condenaron numerosos vendedores en sitios de subastas de Internet, que generaban millones de dólares en ventas.

Los sujetos condenados en esta investigación había utilizado la historia de que la celebridad les  firmó las fotos y cards en la calle gracias a los “runners”. Los “runners” son personas que van a los eventos para obtener la firma de la celebridad. La mayoría de los sujetos condenados habrían obtenido una o dos firmas de esta manera y luego simplemente vendían el resto diciendo que eran de ese mismo encuentro. Todos los sujetos condenados señalaron que era imposible ganarse la vida como corredor. La cantidad de tiempo necesario para obtener el par de firmas que una persona necesita, no genera un ingreso adecuado. La gran cantidad de fotos y cards firmadas por celebridades son casi todos falsos según sugiere esta investigación.

Aunque la Operación Bullpen ha puesto de relieve el problema del fraude en esta industria, la educación adicional del público ayudará a eliminar el crimen. La industria puede ser la clave para contrarrestar este fraude con programas como el de las Grandes Ligas. Esperemos que estas entidades participen en estos programas y los demanden. Educar al público también podría crear una mayor presión de los consumidores sobre la industria para potenciar el desarrollo y expansión de los programas de autenticación.

FASE III

En la Fase III de la Operación Bullpen se usó el material incautado para proporcionar fondos a organizaciones benéficas infantiles locales y los organismos de víctimas de la delincuencia. Finalmente este material sería objeto de un uso bueno y honesto.

Estadísticas

  • 63 acusaciones y condenas.
  • Incautaciones superiores a  4,9 millones de dólares incluyendo 5 casas, dinero en efectivo, cuentas de inversión en el banco, joyas, un Ferrari, un barco, y una motocicleta Harley Davidson.
  • 18 redes de falsificación desmanteladas.
  • Más de 300.000 dólares en concepto de indemnización pagados a más de 1.000 víctimas.
  • 15.253.000 dólares en pérdidas económicas impidieron la incautación de decenas de miles de piezas de recuerdos falsificados a través de 75 órdenes de búsqueda y más de 100 pruebas compras encubiertas.
2016-11-21T11:08:42+00:00 Tags: , , |

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies